Immigration Bill Approved in the Senate

BD-3018

(The Gate/Jeffrey ‘Hitch’ Hitchens)

A bill that could potentially reshape the nation’s immigration system was approved by the Senate Thursday.

The Border Security, Economic Opportunity, and Immigration Modernization Act (S-744), passed by a vote of 68-32.

This bill has been labeled by some immigration activists as “the first common sense immigration reform bill” to make it through the U.S. Senate in years.

The plan was introduced last April after a group of eight Senators, also known as the Gang of Eight, came together to draft a bill that will allow pathways to citizenship while strengthening the U.S. borders.

“Attention now turns to the House of Representatives,” said Ali Noorani, executive director at the National Immigration Forum, in a statement. “House leaders must come together in the same bipartisan spirit that defined the Senate debate.”

But some immigration right groups worry about the threats this bill could have on human rights.

The bill allocates $46.3 billion to border security increasing the number of border patrol agents to about 20,000, according to the Congressional Budget Office.

“This excess wastes government resources while failing to address egregious human rights violations and due process abuses already prevalent in American communities with heavy border patrol presence. It will further endanger the lives of vulnerable immigrants who seek a better life in the United States,” said a statement by the National Immigration Justice Center.

U.S. House Speaker John Boehner told the press it won’t take up the Senate’s immigration bill. He said the House will come up with its own proposal.

According to the National Immigration Justice Center these are some major provisions of the bill. To get their full analysis click here.

Legalization

Provides Registered Provisional Immigrant Status (RPI) and a viable path to citizenship for millions of individuals who were in the country as of December 31, 2011.

Offers fast tracks to citizenship for agricultural workers and, generous DREAM Act provisions, for immigrants who came to the U.S. as children. DREAMers who have received deferred action will have their applications streamlined and be exempted from fines.

Delays permanent status; the majority of immigrants must wait up to 10 years to apply for green cards, and three additional years to apply for citizenship.

Prohibits access to public benefits, including affordable healthcare, until individuals become citizens.

Restricts eligibility for citizenship for those who are unemployed for more than 60 days while in RPI status and who did not maintain an average yearly income 25 percent above the national poverty line.

Family Unification

Reunites families by clearing backlogs of green cards.

Increases the number of family-based visas and includes spouses and children of lawful permanent residents in the immediate relative category.

Adds U.S. citizen or permanent resident children to the list of qualifying relatives who may be shown to suffer hardship for the purpose of a noncitizen’s waiver.

Clarifies that asylum seekers may seek work authorization 180 days after they file their applications. (Coons 8)

Fails to recognize LGBT families in any part of the bill. Same-sex partners should be considered in family-based petitions and be viewed as qualifying relatives in hardship analyses.

Repeals the ability of U.S. citizens to petition for siblings 18 months after the enactment of the bill.

Enforcement

Expands immigration judges’ ability to use their discretion to consider the full circumstances of individuals’ cases during immigration proceedings. DHS has seven days to dispute judges’ assessments.

Prohibits DHS from deporting individuals who are eligible for RPI status until their applications are adjudicated.

Puts federal immigration enforcement responsibilities into the hands of local police by allowing DHS to share information with local law enforcement agencies about individuals who have overstayed their visas. (Graham amendment 2)

Imposes the harshest criminal penalties ever on people who migrate to the United States illegally, including up to a year in prison for a person’s first illegal entry and up to three years for reentering once after being deported or accepting voluntary departure. Immigrants who enter unlawfully and served 15 days in jail for three misdemeanors or a felony could be subject to enhanced prison sentences of up to 10 years and fines up to $5,000.

Creates even harsher criminal penalties for people who use or attempt to use fraudulent documents or passports to enter the United States, which would punish asylum seekers who often are forced to use false travel documents to escape persecution in their countries of origin. (Lee amendments 16 and 17)

Border Security

Mandates the construction of 700 miles of fencing and vastly increases the use of surveillance technology along the border—at a staggering cost of $46.3 billion. This excessive militarization wastes government resources while failing to address our nation’s needs. (Corker-Hoeven amendment)

Further militarizes border towns by authorizing the deployment of the National Guard and of 38,405 Border Patrol agents by 2021. (Corker-Hoeven amendment)

Requires DHS personnel to be trained on appropriate use of force, individuals’ rights, and the identification of vulnerable populations

Calls for 1,000 emergency stations where migrant deaths occur most frequently. (Corker-Hoeven amendment)

Proyecto de Ley Aprobado en el Senado

Un proyecto de ley que posiblemente podría cambiar el sistema migratorio del país fue aprobado por el Senado el jueves.

La ley de Seguridad Fronteriza, Oportunidad Económica y Modernización Migratoria (S-744), pasó por un voto de 68 a 32. Esta propuesta ha sido calificada por algunos activistas de inmigración como “la primera propuesta de reforma migratoria de sentido común” que llega al Senado de EE.UU. en años.

El plan fue presentado el pasado mes de abril después de que un grupo de ocho senadores bipartidistas, también conocidos como el Grupo de los Ocho, se unió para redactar un proyecto de ley que permitirá vías hacia la ciudadanía mientras fortalece las fronteras estadounidenses.

“La atención se dirige ahora hacia la Cámara de Representantes”, dijo Ali Noorani, director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración, en un comunicado. “Los líderes de la Cámara deben unirse en el mismo espíritu bipartidista que definió el debate del Senado”.

Pero algunos grupos pro derechos de inmigrantes se preocupan por las amenazas que esta propuesta pueda tener sobre los derechos humanos.

El proyecto asigna $46.3 billones a la seguridad fronteriza incrementando el número de agentes fronterizos a aproximadamente 20,000, según la Oficina del Presupuesto Congresional.

“Este exceso desperdicia recursos del gobierno mientras no hace frente a las enormes violaciones de los derechos humanos y debido a abusos de proceso ya prevalentes en las comunidades estadounidenses con fuerte presencia  de patrulleros fronterizos. Pondrá en peligro más aún las vidas de inmigrantes vulnerables que buscan una mejor vida en los Estados Unidos”, decía un comunicado del Centro Nacional de Justicia Migratoria.

El Presidente de la Cámara John Boeher declaró a la prensa que no aceptará el proyecto de ley migratoria del Senado. Dijo que la Cámara elaborará su propia propuesta.

Según el Centro Nacional de Justicia Migratoria, estas son algunas de las provisiones de la propuesta. Para obtener el análisis completo haz click aquí.

Legalización

Proporciona un Estatus Registrado de Inmigrante Provisional (RPI) y un camino viable hacia la ciudadanía a millones de personas que estaban en el país a partir del 31 de diciembre del 2011.

Ofrece ciudadanía por la vía rápida a trabajadores agrícolas y, con provisiones generosas del DREAM Act, a inmigrantes que llegaron a EE.UU. cuando eran niños.  A los DREAMers que han recibido la acción diferida se les agilizarán sus solicitudes y quedarán exentos de multas.

Demora el estatus permanente; la mayoría de inmigrantes deben esperan hasta 10 años para solicitar las tarjetas de residencia, y tres años adicionales para solicitar la ciudadanía.

Prohíbe el acceso a beneficios públicos, incluyendo cuidados médicos asequibles, hasta que las personas se conviertan en ciudadanos.

Restringe la elegibilidad a la ciudadanía para aquellos que estén desempleados por más de 60 días mientras estén en estatus de RPI y que no mantuvieron ingreso promedio anual del 25 por ciento por encima de la línea de pobreza nacional.

Unificación Familiar

 Reúne al as familias ya que despeja las solicitudes pendientes de tarjetas de residencia.

Aumenta el número de visas familiares e incluye a cónyuges e hijos de residentes permanentes legales en la categoría de familiar inmediato.

Añade a niños ciudadanos o residentes permanentes a la lista de familiares elegibles que puedan demostrar que sufren adversidad para propósito de una exención de no ciudadano.

Clarifica que los solicitantes de asilo pueden buscar autorización de trabajo después de 180 días de haber presentado sus solicitudes. (Coons 8)

 No reconoce a las familias LGBT en ninguna parte de la propuesta. Las parejas del mismo sexo deben ser consideradas en peticiones familiares y ser vistas como familiares elegibles en análisis de adversidad.

Deroga la habilidad de los ciudadanos de presentar peticiones para hermanos 18 meses de la promulgación de la propuesta.

Cumplimiento de la Ley

Expande la habilidad de los jueces de inmigración de utilizar su discreción de considerar todas las circunstancias de los casos de las personas durante los procedimientos migratorios. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) tiene siete días para disputar las evaluaciones de los jueces.

Prohíbe al DHS deportar a las personas que son elegibles para el estatus RPI hasta que sus solicitudes sean adjudicadas.

Pone las responsabilidades federales de ejecución de inmigración en manos de la policía local al permitir al DHS compartir información con las autoridades locales de personas que han sobrepasado su estancia. (Graham enmienda 2)

Impone las más duras sanciones penales vistas en las personas que migren a los Estados Unidos ilegalmente, incluyendo hasta un año de cárcel por la primera entrada ilegal de una persona y hasta tres años por volver a entrar una vez después de haber sido deportado o aceptar la salida voluntaria. Los inmigrantes que entren ilegalmente y cumplan 15 días en la cárcel por tres delitos menores o por un delito grave pueden ser objeto de sentencias en la cárcel de hasta 10 años y multas hasta de $5,000.

Crea sanciones aún más duras para las personas que utilicen o intenten utilizar documentos fraudulentos o pasaportes para entrar a los Estados Unidos, lo cual podría castigar a los solicitantes de asilo que a menudo se ven obligados a utilizar documentos falsos para escapar la persecución en sus países de origen. (Lee enmiendas 16 y 17)

 Seguridad Fronteriza

 Manda la construcción de 700 millas de cercas y aumenta enormemente el uso de tecnología de vigilancia a lo largo de la frontera—a un asombroso costo de $46.3 billones. Esta militarización excesiva desperdicia recursos del gobierno mientras que no logra abordar las necesidades de nuestro país. (Enmienda Corker-Hoeven)

 Militariza aún más ciudades fronterizas al autorizar el despliegue de la Guardia Nacional y de 38,405 agentes de la patrulla fronteriza para el 2021. (Enmienda Corker-Hoeven)

 Requiere que el personal del DHS sea capacitado en el debido uso de fuerza, los derechos de las personas y la identificación de poblaciones vulnerables.

Pide 1,000 estaciones de emergencia donde las muertes de migrantes ocurren con más frecuencia. (Enmienda Corker-Hoeven)

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>